Edúcate con Tecnología y Emprende: La Tecnología: Realidad o Fantasía al Emprender un Negocio.

martes, octubre 15

La Tecnología: Realidad o Fantasía al Emprender un Negocio.

A lo largo de los años hemos visto evolucionar todo tipo de tecnología, desde las grandes máquinas electrónicas de procesamiento de datos como la ENIAC, que fue encendida por primera vez en 1947, desarrollada y fabricada por el Laboratorio de Investigación de Balística del Ejército de los Estados Unidos, hasta la tecnología de alta gama como la utilizada por la NASA para enviar sus cohetes al espacio, o simplemente los SmartPhones de hoy en día, los famosos: IPhone, Samsung, Nokia, BlackBerry, entre otros.


Sin embargo, recientemente la tecnología como la Internet ha connotado y dejado su huella en el mundo de otra manera, en sus inicios se trataba solo de un repositorio de información que con el tiempo fue estando disponible a las personas que tenían la posibilidad de navegar por la World Wide Web (Red Informática Mundial), en nuestros días la Internet se ha expandido hasta tal punto que sirve como medio para que se puedan llevar a cabo millones de transacciones de comercio electrónico y la plataforma sobre la cual interactúan las famosas redes sociales de Facebook, Twitter y LinkedIn y sus predecesoras como Hi5, Sonico y demás.

Las personas como tú o como yo hemos visto esta alternativa de tecnología con otro enfoque, hemos visto en la Internet una Fantasía que con trabajo arduo, dedicación, paciencia y perseverancia se ve convertida en una realidad cuando emprendemos alguna idea de negocio.

Poner en práctica un idea que nos pueda generar ingresos extras es complejo ya que al inicio no sabemos por donde empezar, sin embargo, al tener la plena convicción de alcanzar una meta al igual que cualquier otra nos hace trabajar de una manera tal que de forma mágica la vemos convertida en realidad. En el mundo hay distintas maneras en las cuales se ve expresada la tecnología, aprendamos de aquellas en las cuales estemos seguros que nos permitirán convertir nuestros pensamientos en dinero.